• La vicesecretaria de Desarrollo Rural del PP Andaluz recuerda que la crisis del sector es “un asunto de Estado” y que el problema de los precios precisa de “una postura unida y férrea del Gobierno de la Nación con los agricultores y con el gobierno de Juanma Moreno”
• Valora el compromiso del gobierno andaluz para poner en marcha mecanismos financieros para aliviar las consecuencias de una “campaña dura”, y de la situación estructural del sector
• Reclama una nueva ley de cadena alimentaria que permita cubrir costes de producción y evite márgenes abusivos en la comercialización.

La vicesecretaria de Desarrollo Rural del PP Andaluz, Yolanda Sáez, ha mostrado hoy su apoyo y el de todo el Partido Popular a los agricultores que se están manifestando en el día de hoy por la crisis estructural del sector y el problema de los precios. “El PP está del lado de los agricultores que hoy reclaman a Sánchez lealtad y defensa de nuestros productos en Europa”, ha manifestado la dirigente popular.

Desde Torreperogil, Sáez ha reivindicado al Gobierno de la Nación que “trabaje codo con codo con el sector y con el gobierno andaluz”. “Es más necesaria que nunca que la posición del Gobierno de la Nación sea leal con la Junta de Andalucía y con el sector, no puede haber divisiones ni miradas o actuaciones partidistas, hay que hacer visible en Bruselas una unión férrea y un apoyo incondicional desde el gobierno de España”.

La vicesecretaria del PP Andaluz recordó que “está siendo una campaña muy dura, en la que no se cubren los costes y que afecta a producciones fundamentales para nuestra economía, no sólo del sector olivarero, sino también del hortofrutícola”.

“Los precios no cubren ni los costes de producción y hay familias que dependen directa o indirectamente de la agricultura que se están arruinando. El Gobierno de Sánchez, el ministro de Agricultura, el andaluz Luis Planas, son los principales competentes en esta cuestión y tienen que defender nuestros productos y tomarse en serio esta cuestión. La situación de bajos precios está poniendo al sector al límite y es su responsabilidad revertirlo”, subrayó.

Además, recordó que “especialmente en Andalucía, hay muchos pequeños municipios cuya supervivencia dependen exclusivamente de la agricultura, del olivar. No queremos que pasen a formar parte de la España vaciada. Los queremos vivos y creando riqueza y empleo de la agricultura”, sentenció.

Yolanda Sáez dijo que “la crisis del sector y la ruina del olivar son un problema de Estado, y por tanto hay que tratarlo como tal; Planas ha llegado a decir que se puede hacer poco porque el precio lo marca la ley de oferta y la demanda. No entendemos que un ministro andaluz no quiera pelear por la supervivencia de uno de los pilares económicos de Andalucía”.

“Queremos un Ministerio proactivo en la defensa de los intereses de los agricultores, que entre otras cuestiones traslade en Bruselas que la Unión Europea se tiene que hacer cargo de las producciones nacionales y defender que llegue un precio justo al agricultor”, añadió la dirigente popular.

Sáez pidió al Gobierno que considere la implantación de una nuevo Ley de cadena alimentaria que permita cubrir costes de producción, como ha hecho Francia, y evite márgenes abusivos en la comercialización que perjudican la rentabilidad del agricultor”.

“Reivindicamos junto a los agricultores precios justos, un almacenamiento privado que no sea una tomadura de pelo y ayude al sector; necesitamos una defensa fuerte contra los aranceles impuestos por EEUU, un trabajo responsable, riguroso e incansable en la UE para conseguir una PAC fuerte que no nos haga perder fondos”, dijo.

Por último, valoró el diálogo permanente del gobierno de Juanma Moreno con el sector a través de las organizaciones agrarias, así como las iniciativas que ya se han presentado para paliar los efectos de la competencia desleal, el Brexit, los aranceles, o la sequía, como el compromiso de poner en marcha un instrumento financiero que permita dar liquidez al sector con préstamos a interés cero y sin exigencia de garantía, aumentando este planteamiento de 300 millones a 750 millones.