•    El portavoz de Educación del PP en el Parlamento valora la iniciativa aprobada esta semana, que sienta las bases para una reforma del modelo en Andalucía con el acuerdo de los partidos políticos y de la comunidad educativa
•    Dice que las palabras de Celaá son un “ataque directo” a la enseñanza concertada y anuncia una iniciativa parlamentaria en defensa de la libertad de las familias a elegir la educación de sus hijos
•    Achaca la postura de la ministra a las “concesiones” del PSOE a UP, y muestra su preocupación por la “deriva radical” que pueda traer un posible gobierno de coalición a las políticas educativas

El portavoz de Educación del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Miguel Ángel Ruiz, ha valorado hoy la aprobación en la Cámara Autonómica de un Grupo de Trabajo para lograr un Pacto Social por la Educación en la comunidad, y ha destacado que el objetivo de dicho pacto sería alcanzar un “modelo de diálogo y de consenso”, frente al “modelo de la confrontación y la provocación del PSOE”.

Destacó la importancia de que haya una “participación activa” de toda la comunidad educativa en el Grupo de Trabajo que se constituirá en los próximos días en el Parlamento, para abordar de este modo una reforma consensuada del modelo educativo que se consolide “gobierne quien gobierne”.

El diputado popular hizo hincapié en la necesidad de que el modelo de Educación “dé respuestas a las necesidades de la sociedad actual” y “redefina metodologías”, así como que sea capaz de motivar más al profesorado y alumnado y conecte mejor la formación con el empleo.

La aprobación de este Grupo de Trabajo ha coincidido en el tiempo con la polémica suscitada por las declaraciones de la ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, sobre la enseñanza concertada. A juicio del diputado popular, el hecho de que Celaá haya “cuestionado que la libertad de los padres a elegir qué tipo de educación quieren para sus hijos sea un derecho constitucional”, supone un “ataque directo a la educación concertada” y “plantea una guerra” entre la escuela concertada y la escuela pública.

Añadió que la ministra en funciones “ha ido un paso más allá” de lo que hasta ahora había planteado el PSOE y achacó esta postura a las “concesiones” del PSOE a Unidas Podemos tras el pacto firmado entre Sánchez e Iglesias la pasada semana.

Advirtió de la “deriva radical” que dicho acuerdo pueda provocar en las políticas educativas que se lleven a cabo desde el Gobierno de la Nación y dijo que “nunca hasta ahora se había cuestionado que la libertad de elección se tratase de un derecho constitucional”. Además, apuntó que el Partido Popular “estará, como siempre, del lado de la libertad y del derecho de los padres”.

En este sentido, anunció que el PP presentará en el Parlamento Andaluz una iniciativa de apoyo y defensa de la enseñanza concertada y de reivindicación de la libertad de elección de las familias.

“Es un derecho constitucional reconocido recogido y amparado en el artículo  27.3 de la Constitución, pero también en el artículo 26,3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, apostilló.

Reprochó a los partidos de izquierda que planteen “una guerra entre la educación pública y la concertada, cuando se trata de una cuestión de libertades”. Así, recalcó que precisamente es la existencia de la enseñanza concertada la que “garantiza que todas las familias, sobre todo aquellas con menos recursos, puedan elegir libremente el modelo educativo que quieren para sus hijos, garantizando también, por tanto, la igualdad de oportunidades”, concluyó.