• Kike Rodríguez afirma que la medida estrella de Susana Díaz ha pasado a ser una medida estrellada
• En el curso 2016/2017 de 213.789 alumnos sólo recibieron ayudas 2.263
• Destaca la apuesta de Juanma Moreno por la educación y por los universitarios andaluces

El presidente del Nuevas Generaciones de Andalucía, Kike Rodríguez, ha denunciado hoy que en las tres últimas convocatorias de las ayudas a la Acreditación de Idiomas Universitarios sólo se han beneficiado 7.334 alumnos andaluces de los más de 630.000 que cursaron los estudios, lo que representa menos del 1%.
En este sentido, ha recordado que Susana Díaz anunció esta medida como una medida estrella aunque ha matizado que se ha convertido en una ‘medida estrellada’ que ha contado con mucha propaganda pero con muy pocos resultados.

“Se trata de una nueva estafa porque se crean expectativas a la juventud haciéndoles creer que van a recibir más ayudas y finalmente no las reciben por una convocatoria que niega oportunidades a los jóvenes”, ha agregado.

El líder de NNGG de Andalucía ha puesto como ejemplo el curso 2016/2017 cuando de 213.789 alumnos sólo recibieron ayudas un total de 2.263, lo que se traduce en que más del 80% de los fondos destinados a estas ayudas se han quedado sin ejecutar.

De este modo, ha asegurado que las universidades andaluzas llevan más de siete años esperando un nuevo modelo de financiación por lo que ha lamentado que se acabe la legislatura y que todavía no hayan sido capaces de sacarlo, a pesar de haber sido fue un compromiso personal de Susana Díaz.

“Necesitamos un nuevo gobierno para Andalucía. Díaz se comprometió a acabar la legislatura con un marco de financiación estable para las universidades pero está visto que su palabra no vale para nada. En cambio, Juanma Moreno sabe que la universidad no es sólo el futuro si no también el presente de Andalucía”, ha añadido.

Finalmente, ha destacado como compromiso del PP andaluz el aumentar la ejecución presupuestaria y el número de jóvenes beneficiarios y promover la gratuidad de las pruebas terminales de acreditación de idiomas, que se convocan en las escuelas oficiales de idiomas.

Y ha incidido en la importancia de apostar por un sistema fuerte de ayudas para los universitarios con pronto pago y en la necesidad de garantizar un modelo de financiación estable y trasparente en la gestión.