•    La secretaria general del PP Andaluz recuerda que, como presidenta de la Junta, Díaz solicitó el archivo de la causa y no ejerció las acciones civiles necesarias para allanar el camino a la recuperación del dinero
•    “Susana Díaz es heredera y beneficiaria política de la corrupción de los ERE”

La secretaria general del Partido Popular Andaluz, Loles López, ha manifestado hoy que la expresidenta de la Junta y secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, tiene una clara “responsabilidad” en el caso ERE ya que, recordó, fue bajo su mandato cuando se solicitó el archivo de la causa en octubre de 2016 y se reservó la acción civil. Esta decisión, explicó, supone la “renuncia al dinero defraudado”, y dificulta asimismo la recuperación del mismo.

En una rueda de prensa en el Parlamento de Andalucía, López reprochó al PSOE que ayer, a pesar de que quedara claro tras hacerse pública la sentencia del caso ERE que “desde la cúpula del PSOE en la Junta se urdió un gran plan para beneficiar unos cuantos amiguetes y empresas con el fin de mantenerse en el poder”, “saliesen a defender a los condenados en lugar de pedir perdón” y a referirse a los hechos como “algo del pasado”.

Explicó que, a su juicio, no se trata de una etapa pasada porque hoy “es muy difícil recuperar el dinero defraudado” como consecuencia de la decisión de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, de ordenar la solicitud por parte de la Junta del archivo de la causa, y junto a ello la reserva de acción civil.

Recordó que el gobierno de Díaz registró esta solicitud en el Juzgado en octubre de 2016 buscando “proteger a sus compañeros y a su partido”, y “defendiendo a las siglas del PSOE en lugar de a los andaluces”.

Loles López dijo que Susana Díaz es la “heredera y beneficiaria política de la corrupción de los ERE” y que la propia Díaz manifestó que ella  tomó las “riendas de Andalucía gracias a dos grandes presidentes”,  en referencia a Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Además, criticó que Díaz esté “ahora muda”, después de haber calificado de “inquisitorial” los trabajos de la Policía Judicial, o haber hablado de una “causa general” contra la Junta, por lo que instó a la secretaria general del PSOE-A a “pedir perdón” y dar explicaciones tras una sentencia que “impugna casi veinte años” de gobiernos del PSOE.