• “La ‘espantá’ es el manual de estilo del PSOE”. El PP Andaluz acusa a Díaz de boicotear la comisión de investigación de la Faffe dando instrucciones a los ex altos cargos del PSOE de no comparecer o no responder a las preguntas de los diputados.
• Recuerdan que es la misma estrategia que siguió como presidenta al obstaculizar la llegada de información a los juzgados que instruían causas de corrupción de los gobierno socialistas andaluces, hasta lograr la prescripción de algunas
• Preguntan a Susana Díaz “que tienen que ocultar los ex altos cargos del PSOE” y si acudirá a comparecer cuando sea requerida por la comisión o volverá a eludir la citación y sus obligaciones en la Cámara
• Termina otra sesión de la comisión de la Faffe sin que los comparecientes ayuden a esclarecer qué pasaba en la Fundación que colocaba a socialistas que no iban a trabajar y gastaba dinero público en prostíbulos

El Partido Popular Andalucía ha apuntado hoy directamente a la secretaria general del PSOE-A y expresidenta de la Junta, Susana Díaz, como la “responsable del intento de boicot de los socialistas a la comisión de investigación de la Faffe”; y ha acusado a Díaz de “dar instrucciones desde su despacho en la sede regional del PSOE a los exaltos cargos llamados a comparecer en el Parlamento para que no aparezcan o no respondan a las preguntas de los diputados de los distintos grupos”.

La portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Investigación de la Faffe, Ana Vanessa García, aludió así a un “pacto de silencio dirigido por Susana Díaz para esconder la corrupción socialista en la Faffe”. “Quieren que los andaluces se olviden que el PSOE en la Junta montó un chiringuito para colocar a socialistas que cobraban sin trabajar, donde se dilapidó el dinero de todos los andaluces en prostíbulos, fiestas; en todo, menos en formar y conseguir puestos de trabajo para los parados andaluces que es para lo que fue creada”.

García ha hecho estas declaraciones al término de la sesión celebrada hoy, en la que han comparecido los exsecretarios generales de la Consejería de Empleo, Javier Aguado y Julio Samuel Coca. Aguado no ha respondido a los grupos y Coca ha abandonado la comisión, “amparado por el grupo socialista que incluso ha rechazado usar su turno de intervención”.

Ha recordado que “la estrategia orquestada por Susana Díaz es idéntica a la que puso en marcha como presidenta de la Junta al enlentecer y obstaculizar así la llegada de información a los juzgados que instruían causas de corrupción de los gobierno socialistas andaluces, de manera que algunas han llegado a prescribir”.

Además, preguntó a la todavía secretaria general del PSOE-A si acudirá a dar información a la comisión cuando sea citada en la próxima ronda de comparecencias, “o volverá a eludir la citación y sus obligaciones en la Cámara, como ya hizo hace un año”.

Ana Vannesa García puntualizó que “el objeto de esta comisión es dirimir responsabilidades políticas y no judiciales ni penales, y aclarar con información de primera mano qué ocurrió durante años en la Faffe. En este sentido, lamentó la falta de colaboración de los comparecientes de hoy ya que, apuntó, Aguado, “conoce perfectamente bien lo que ocurría en la Faffe, a quienes les firmaba subvenciones y donde estaba al tanto sobre las contrataciones de personal, con lo que podría haber aportado información sobre los enchufados del PSOE”.

LA ‘ESPANTÁ’ ES EL MANUAL DE ESTILO DEL PSOE

Por su parte, el diputado Erik Domínguez, lamentó la “falta de colaboración” de Julio Coca, a quien recordó su responsabilidad como secretario general de Empleo durante el año 2016, año de la liquidación de la Faffe.

Domínguez reprochó a Coca haber abandonado la comisión y aludió a que la “estrategia de la ‘espantá’ que inauguró en esta comisión el expresidente Chaves es el manual de estilo del PSOE”. Insistió en que se trata de una estrategia “teledirigida por Susana Díaz”, y dijo “no entender” la decisión de Coca, que, al contrario que otros comparecientes, no está inmerso en ningún proceso judicial y además ha sido exgerente del SAE y director de la Agencia IDEA donde, recordó, tras su cese en 2019 “remitió al juzgado el expediente de Cárnicas Molina que los juzgados llevaban años reclamando. Una aparición milagrosa”, ironizó.