•    Denuncia el “ocultismo” del PSOE ante un auto que imputa a 22 personas por prevaricación, tráfico de influencias y revelación de secretos

•    Molina: “Este caso se une al de Velasco y Guadalquivir Futuro como forma de gobernar que intenta apropiarse de las instituciones y mangonear el dinero público”

El presidente del PP de Córdoba, Adolfo Molina, y el portavoz popular en la Diputación de Córdoba, Andrés Lorite, anunciaron hoy la personación en el caso del amaño de las oposiciones del Consorcio de Bomberos de la institución provincial. Lorite señaló que toman esta decisión ante “el ocultismo y la falta de explicaciones del gobierno socialista de la Diputación ante un caso que afecta de lleno a la línea de flotación del PSOE de Córdoba”.

Explicó que el caso está siendo investigado por el juzgado nº4 de Córdoba, que el 18 de marzo emitió un auto que imputa a 22 personas por delitos de prevaricación, tráfico de influencias y revelación de secretos.

Entre ellos hay tres dirigentes socialistas como son el gerente del Consorcio de Bomberos, Juan Jesús Carandell; la vicesecretaria general del PSOE de Córdoba y vicepresidenta del Consorcio, Dolores Amo; y de senador socialista y Alcalde de Priego de Córdoba, José Manuel Mármol. En este último caso, el auto señala como imputado a “la persona que ostentaba la Alcaldía de Priego de Córdoba en julio de 2017”.  Además, un oficio judicial posterior de fecha 10 de abril recoge que el procedimiento judicial se dirige contra varias personas, entre las que figura José Manuel Mármol.

En el mismo auto se recoge la filtración de preguntas de las oposiciones, el cambio de las bases una vez realizado el examen o la bajada de baremos para presuntamente aprobara a personas que habían suspendido y “debían aprobar según el criterio del PSOE”. El portavoz popular también señaló que el auto recoge testimonios como que “había que tocarse la oreja para que presuntamente el tribunal supiera que era unos de los elegidos por el PSOE para aprobar la oposición”.

Lorite denunció la actitud de “silencio y ocultación” del presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, que en el último pleno provincial se negó a responder las preguntas del PP sobre si la Diputación se va a personar en las actuaciones judiciales o si los servicios jurídicos de la institución están defendiendo a los imputados.

El presidente del PP de Córdoba, Adolfo Molina, afirmo que “este caso se une al de Rafael Velasco y Guadalquivir Futuro como forma de gobernar que intenta apropiarse de las instituciones y mangonear el dinero público”. Señaló que “es un caso más de amiguismo y corrupción que evidencia que el PSOE de Susana Díaz mantiene viva en Andalucía la cultura del clientelismo que heredó de sus maestros Chaves y Griñán”.

Manifestó que se trata del “mismo ‘modus operandi’ que ha llevado a 20 años de socialismos andaluz al banquillo en el caso ERE”. Asimismo, censuró la actitud de Ciudadanos “que venía a cambiarlo todo y con el cheque en blanco que le ha dado al PSOE demuestra que la vida sigue igual”.