•    Bruno García, diputado por Cádiz, alerta del perjuicio que supondría en muchas familias la no renovación del acuerdo, que vence en ocho meses tras dos prórrogas “sin posibilidad de una tercera”
•    Las posiciones están muy distanciadas por el recorte que plantea  la UE en la contrapartida financiera de los acuerdos con países terceros

El parlamentario del PP Andaluz por Cádiz y vocal en la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible del Parlamento de Andalucía, Bruno García, ha reclamado hoy al Gobierno de España y al ministro Luis Planas que “defienda los intereses de la Pesca en Andalucía” y “haga las gestiones oportunas para impulsar la negociación del Acuerdo de Pesca de la UE con Mauritania, así como para convencer a la Comisión Europea de la importancia de llegar a un acuerdo o y de avanzar en la próxima ronda de negociación y, por tanto, de la necesidad de incrementar la contrapartida financiera de la UE”.

García ha hecho estas declaraciones en el puerto de Chipiona (Cádiz), acompañado de los diputados Alfonso Candón y Pilar Pintor, y ha anunciado que el PP defenderá mañana en la comisión de Agricultura del Parlamento esta posición, para lo que pedirá el respaldo de todos los grupos con representación en la Cámara Autonómica,

El Acuerdo de Pesca de la UE con Mauritania vence el 15 de noviembre de este año, tras dos años de prórrogas consecutivas y sin que sea posible una tercera. De ahí, la necesidad de que este acuerdo de pesca sostenible se renueve cuanto antes ya que de lo contrario, la flota tendría que paralizar su actividad. “Es imprescindible que el Gobierno de España ponga todo su empeño, porque son muchas las familias andaluzas que dependen de él”, dijo el diputado popular.

“Nuestros pescadores necesitan este acuerdo”, reiteró.

En este momento se están llevando a cabo las negociaciones para alumbrar un  nuevo Acuerdo, que es el más importante de los que la Unión Europea mantiene con países terceros, en términos de capturas, países beneficiados y coste económico, con una contribución de 62,5 millones de euros anuales que ahora la Unión Europea quiere reducir casi a la mitad. Una disminución presupuestaria que se basa en que hay posibilidades de pesca no aprovechadas –en la mayoría de los casos por una mala definición de las zonas de pesca autorizadas– pero que Mauritania no está dispuesta a admitir.

“Hasta ahora la Comisión Europea se mantiene firme en su idea de reducir esa contrapartida financiera y por ello vemos con preocupación como el hecho de que las posiciones estén muy distanciadas puede retrasar el cierre de esas negociaciones, de manera que no haya Acuerdo con el tiempo suficiente para que la flota no se vea obligada a abandonar el caladero mauritano a partir del 16 de noviembre”, explica el PP en su iniciativa.

En Mauritania la flota española que opera es canaria, andaluza, vasca y gallega, y son muchos puestos de trabajo directos e indirectos. En el caso de Andalucía, afecta especialmente a 11 buques marisqueros de la provincia de Huelva, y a los buques dedicados a la pesca de merluza negra que desembarcan en Puerto de Cádiz y que generan una importante actividad económica y social en la zona.

“Sin duda, para Andalucía es clave garantizar la continuidad de este acuerdo, así como que se puedan llegar a mejorar las condiciones técnicas de las categorías que nos afectan, para conseguir la mejor utilización de las posibilidades de pesca y la mayor rentabilidad para las empresas pesqueras”, concluye.