• Pablo Venzal: “Es una cuestión de sentido común en una situación excepcional que dificulta mucho hacer hasta los trámites muy sencillos”
• El PP propone que se alargue el plazo un tiempo equivalente, al menos, a la duración del estado de alarma
El vicesecretario de Sectores Productivos del PP Andaluz, Pablo Venzal, ha pedido hoy al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que “escuche y acepte los consejos y aportaciones que se están haciendo desde el gobierno de Juanma Moreno, y apruebe una prolongación de la campaña de presentación de la Renta de 2019 por un plazo equivalente, al menos, a la duración del estado de alarma”.

Venzal recordó que el PP ya ha presentado una iniciativa que recoge esa petición en el Congreso de los Diputados; “también lo están recomendados los expertos tributarios y las comunidades autónomas, como ha hecho hoy el consejero de Hacienda Juan Bravo, desde la lealtad institucional y con un espíritu constructivo”.

“Es una cuestión de sentido común”, dijo el dirigente popular. “Hace falta tiempo para reunir toda la documentación necesaria, recibir asesoramiento en muchas ocasiones para presentar la declaración de manera correcta, y en una situación excepcional de confinamiento incluso los trámites más sencillos tienen dificultad”.

Venzal recordó que en el BOE del pasado 19 de marzo apareció publicada la Orden del Ministerio de Hacienda en la que se establece el período comprendido entre el 1 de abril y 30 de junio de 2020, “sea cual sea el resultado de la declaración”, y que, ante las dudas que estaba generando la situación de estado de alarma, la Agencia Tributaria confirmó que los plazos tributarios para la presentación de declaraciones no quedaban suspendidos, al contrario de lo que ocurre con otros plazos administrativos.

“No tiene sentido mantener fijos unos plazos sin saber cuánto va a durar el estado de alarma que de momento se ha extendido hasta el día 11 de abril”,  insistió.

El vicesecretario del PP Andaluz animó al Gobierno de España a “abandonar el partidismo y copiar el modelo andaluz de gestión de crisis, donde se decidió entre las primeras medidas una vez decretado el estado de alarma prorrogar durante tres meses la presentación de impuestos autonómicos, para no añadir a la preocupación de los andaluces por su salud, la presión por tener que cumplir durante el confinamiento con los plazos de presentación de impuestos”.