• Miguel Ángel Ruiz explica que esta ley limita la libre elección de centro, ataca la libertad de estudiar en la lengua materna y aboca a la educación especial a desaparecer
• “Desde el punto de vista educativo es una mala norma porque limita las posibilidades de crecimiento del alumnado y reduce la calidad del sistema”
• “Necesitamos un pacto educativo para que la ley no cambie cada vez que cambia el gobierno, algo que en Andalucía hemos intentando con el Pacto Social por la Educación en el que lamentablemente no quiso estar la izquierda”

El portavoz de Educación del Partido Popular Andaluz en el Parlamento, Miguel Ángel Ruiz, ha abogado por un pacto por la educación frente a la actual Ley Celaá, “impuesta sin consenso con las fuerzas políticas y sin diálogo con la comunidad educativa”, que “limita libertades”, motivo por el que los populares han presentado un recurso de inconstitucionalidad ante el TC.

Así, ha señalado que la nueva norma educativa “limita la libre elección de centro educativo por parte de las familias, un derecho que tenemos los padres y que está reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Constitución española y el Estatuto de Autonomía de Andalucía”.

Junto a ello, “ataca la libertad que tenemos todos los españoles de estudiar en  nuestra lengua materna, algo que la Ley Celaá no garantiza” de forma que “no da tregua a aquellos españoles que quieren estudiar en su lengua materna” en territorios donde se da un “nacionalismo excluyente y separatista”.

Ruiz ha explicado además que desde el punto de vista educativo “es un mala ley porque limita las posibilidades de crecimiento del alumnado al no valorar sus méritos y esfuerzo”. De esta forma, “se reduce la calidad del sistema educativo al permitir titular pese a tener asignaturas suspensas, algo que va en contra del esfuerzo del alumnado y del profesorado”.

El parlamentario popular ha censurado que esta norma se haya aprobado “sin consenso ni diálogo con la comunidad educativa” porque se trata de “implantar un modelo ideológico”. En ese sentido, ha advertido de que “toda reforma educativa debe partir desde las aulas y debe estar consensuada con la comunidad educativa y entre las diferentes fuerzas políticas para que no cambie cada vez que cambia el gobierno”.

Así, Ruiz ha defendido que es necesario “garantiza la libertad de elección del centro por parte de las familias y el derecho que tienen los padres para elegir el modelo educativo de sus hijos, ya sea público, concertado o especial”.

Respecto a ésta última, ha recordado que la Ley Celaá “hace un tratamiento de la educación especial abocándola a una desaparición de aquí a diez años, ya que incomprensiblemente es perseguida por este gobierno”.

Desde el PP apuestan “por un sistema educativo que prime el mérito y el esfuerzo, y que esté consensuado”, razón por la que ha reiterado un pacto educativo en el país como “el que hemos intentando en Andalucía, con más de 15 meses de trabajo en el Parlamento y 80 comparecencias”, y que no ha podido dar el resultado deseado porque “al final, lamentablemente, la izquierda no ha querido estar en este Pacto Social por la Educación con la excusa de que esto no se consiga con un gobierno del PP” al frente de la Junta. “Nada justifica no sentarse a hablar y escuchar a la comunidad educativa”.