• Carmona recuerda que hay 15.000 aficionados en Andalucía, que representan al 37% de España
  • Insta al Gobierno de España a dictar unas directrices básicas que permitan a las comunidades autónomas a volver a autorizar las capturas

El Grupo Parlamentario Popular Andaluz ha logrado sacar adelante una proposición no de ley (PNL) debatida en la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para la defensa del silvestrismo, “una práctica que desean ejercer 15.000 andaluces, que son el 37% de los aficionados de esta modalidad cinegética en España”. La PNL ha contado con el voto favorable de todos los grupos excepto Adelante Andalucía.

El parlamentario popular José Ramón Carmona, que ha estado acompañado por la Plataforma de Apoyo al Silvestrismo en Andalucía y la Federación Andaluza de Caza, ha explicado que dicha PNL el Parlamento se muestra favorable a que el Gobierno de España defienda la práctica del silvestrismo como “una actividad respetuosa y compatible con la aplicación de la directivas europea de aves”.

Igualmente, gracias a esta iniciativa de los populares, se pide a que se ponga en marcha la nueva evaluación científica sobre la viabilidad o no de la cría en cautividad como alternativa a las captura por parte del Gobierno de España, “como se acordó en la última Comisión Estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad junto con los gobiernos autonómicos”.

“El Gobierno de España tiene que cumplir con sus deberes, que ahora mismo no está haciendo, motivo por el que tiene suspendida esta práctica pese a que no es ilegal”. En cambio, para Carmona, “la Junta de Andalucía sí está siendo responsable defendiendo estos intereses de los andaluces” con el informe solicitado por la Consejería del ramo para garantizar el cumplimiento de la práctica silvestrista con la directiva de aves.

La PNL defendida por Carmona también contempla la petición al Gobierno nacional que elabore unas directrices básicas que permitan a las comunidades autónomas a volver a autorizar las capturas para el silvestrismo de acuerdo a las excepciones culturales que se contemplan en ambas normativas de carácter comunitario y nacional.

El parlamentario popular ha recordado que el silvestrismo “consiste en la captura de ciertas especies de aves de forma selectiva para ser entrenadas para el canto” y que “no existe ningún estudio que asegura que el silvestrismo es perjudicial para la conservación del medio ambiente, por lo que no hay motivos para su prohibición”.

“La peculiaridad de este asunto es que dichas aves, como el jilguero, el pardillo y el verderón, no tienen la posibilidad de ser criadas, por lo que es necesario su captura en vida para después adiestrarlos para el canto”. Así se pone de manifiesto, ha explicado Carmona, en un estudio del Instituto Catalán de Ornitología (ICO), que “son las únicas conclusiones científicas que existen hasta la fecha”.

También ha detallado que estas aves “no están en peligro de extinción” y que las capturas de éstas “se contemplan con métodos selectivos y de forma controlada, llegando incluso a aportarse por parte de los aficionados la relación de parajes de captura y la geolocalización de sus puntos de captura en cada momento”.