• La portavoz del PP en el Parlamento Andaluz denuncia el “empeño desmesurado” de los socialistas y su alianza con los independistas de ERC para “amordazar” a los perjudicados por una subasta “dañina” para los pacientes y los profesionales

• “No ha habido carpetazo del Parlamento Europeo, sino veto político del PSOE e IU con los votos de ERC”

La portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Carmen Crespo, ha denunciado hoy el “veto político” de los socialistas para impedir que el Parlamento Europeo obtenga información sobre la subasta de medicamentos del gobierno andaluz que permita a la institución pronunciarse sobre ella.

Crespo ha respondido al portavoz socialista, Mario Jiménez, subrayando que lo que ocurrió ayer “no fue un carpetazo del Parlamento, que no ha podido investigar y conocer la realidad de la subasta, sino un veto político de los socialistas y de Izquierda Unida, que no ha dudado en buscar como aliados a los independentistas de ERC para evitar el debate”.

Se preguntó por qué ese “pánico” que ha cundido entre los socialistas desde que la Asociación de Farmacéuticos Andaluces decidiera llegar a la institución europea para defender a los pacientes y profesionales, lo que ha provocado, recordó, un “empeño desmesurado, inaudito y extremo” entre los eurodiputados socialistas, empujados por el gobierno de Susana Díaz y el PSOE-A, para evitar “primero que el asunto llegara a la Comisión de Peticiones, y después que dicha comisión pudiese recibir más información, que es en lo que consistía la votación de ayer tarde”.

“Todo para evitar que una gestión fallida del gobierno de Díaz que además es dañina para la salud de los andaluces quede en evidencia en Europa”, apostilló.

Apuntó que la reivindicación que llegaba a Europa es la de los profesionales y asociaciones de pacientes “que quieren libertad, como ocurre en otra comunidades, para acceder a los fármacos que mejor les van según sus enfermedades”.
Carmen Crespo aclaró que los andaluces solo puedan acceder a 533 medicamentos frente a los más de 10.000 que están disponibles en otras comunidades autónomas españolas por culpa de esta subasta, que el gobierno andaluz fía a criterios meramente economicistas frente a lo que debería primar, que es la salud de los andaluces.

“La subasta de medicamentos es un sistema perverso que ha creado la Junta, que genera discriminación entre andaluces y españoles, y que se ha demostrado contraproducente y perjudicial, como es el caso de los enfermos polimedicados que en estos momentos tienen dudas sobre su propia medicación y abandonan algunos tratamientos porque de manera constante y por culpa de la Junta les están cambiando su medicación. Es un mal sistema que ha provocado continuados desabastecimientos”, recalcó.

Lamentó que el oportunismo e interés electoralista del PSOE pesará ayer más que el interés por los andaluces. “Ha sido un voto de los partidos de izquierda por salvar al gobierno andaluz, que ha primado el interés político, economicista y partidista sobre el interés general de intentar mejorar la situación de los pacientes”, concluyó.