• El líder del PP acusa a los mal llamados alcaldes del cambio
    de permitir las okupaciones y les avisa que tendrán que aplicarla si no
    quieren prevaricar
  • La ley refuerza el delito de usurpación pasando de multa a
    pena de privación de libertad de uno a tres años
  • Agiliza el proceso penal y amplía la reforma de los procesos
    para dotar de la misma agilidad en la recuperación de los inmuebles con
    titularidad jurídica
  • Define de forma clara qué es la ocupación ilegal e impide que
    la casa ocupada tenga consideración de morada
  • Esta Proposición de Ley no regula los desahucios hipotecarios
    ni arrendaticios, ni tiene como objetivo regular los conocidos
    “precarios”

Pablo Casado

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha
anunciado hoy que el Grupo Popular presentará una Proposición de Ley
en el Congreso de los Diputados para combatir la ocupación ilegal de
viviendas que garantice el derecho de propiedad, la seguridad de
personas y bienes y la convivencia social. En el articulado se establece
que la Policía podrá desalojar la vivienda ocupada ilegalmente en un
plazo express de 24 horas, sin necesidad de esperar varios meses como
hasta ahora y refuerza el delito de usurpación pasando de una multa a
pena de privación de libertad de uno a tres años.

Pablo Casado quiso realizar este anuncio en Badalona (Barcelona), donde
el pasado 5 de enero murieron tres vecinos de un inmueble como
consecuencia de una sobrecarga eléctrica provocado por el “pinchazo”
ilegal de los _okupas_ que vivían de forma ilegal en el edificio  del
barrio de San Roc. En el acto, el líder del PP estuvo acompañado del
candidato a la alcaldía de Badalona, Xavi García Albiol; el candidato
a la Presidencia de la Generalitat, Alejandro Fernández y la portavoz
del Congreso, Dolors Montserrat.

Casado aseguró que su formación presentará esta Proposición de Ley
“Antiokupas” en el Congreso de los Diputados para combatir el alarmante
y creciente problema de la ocupación de viviendas, luchar contra las
mafias y la delincuencia asociada a la misma y garantizar así la
propiedad privada, la convivencia y la seguridad.

OBLIGAR A LOS MALOS ALCALDES

Casado arremetió contra los mal llamados alcaldes del cambio a los que
acusó de estar permitiendo con sus políticas la “okupación” de
viviendas con “total impunidad”. Frente a esta permisividad, puso como
ejemplo a García Albiol, que durante su mandato como alcalde en
Badalona persiguió este tipo de actuaciones ilegales. Ahora con la
proposición de ley que presenta el PP, Casado señaló que se obligará
a los “malos alcaldes” a cumplir la normativa cuando se apruebe en el
Congreso “si no quieren prevaricar”.

Aunque en la última década se ha acortado sustancialmente los plazos
judiciales para el desalojo de viviendas, el problema de la ocupación
genera alarma en la sociedad española y el número de viviendas
ocupadas no deja de aumentar. Además, el fenómeno ha generado la
instauración de mafias de la ocupación y la utilización de muchos de
estos inmuebles para actividades delictivas.

Como ejemplo, en la Comunidad de Madrid había 4.472 viviendas okupadas,
498 más que un año antes, a septiembre de 2018. La mayoría de estos
inmuebles se encuentran, además, en la capital. Estas cifras se
reproducen de manera similar en otras grandes capitales españolas.

La Proposición de Ley define por primera vez de forma clara la
ocupación ilegal e impide que los okupas estén protegidos por el
derecho fundamental de inviolabilidad del domicilio o por el concepto de
morada. De esta manera, se evita que tengan la misma protección en la
casa que habitan de forma ilegal y en contra de la voluntad del
propietario que el que la habita de forma legal. La autoridad pública
podrán desalojar las viviendas ocupadas ilegalmente en un plazo de 24
horas.

DE MULTA A PRIVACIÓN DE LIBERTAD

Asimismo, la nueva ley refuerza las penas asociadas a los delitos de
usurpación, que pasa de multa a privación de libertad de uno a tres
años y contempla de manera específica la figura de las mafias de
okupación. Agiliza el proceso penal para juzgar este tipo de
delincuencia y para ello modifica la Ley de enjuiciamiento criminal y la
ley del Jurado.

De igual manera, amplía la reforma de los procesos civiles, aprobada en
junio de 2018, para que las personas jurídicas propietarias de
viviendas puedan ejercer su derecho con la misma agilidad que las
personas físicas a la hora de recuperar la posesión de sus casas.
Hasta ahora la propiedad jurídica del inmueble dificultaba más
todavía el desalojo.

La nueva normativa faculta a las comunidades de propietarias cuando los
ocupantes ilegales realicen actividades prohibidas o molestas o
incívicas para garantizar la correcta convivencia vecinal. Además, la
nueva norma considerará nula la inscripción en el padrón municipal
cuando la persona inscrita sea un okupa ilegal.