•    Critica el “secuestro” de los 1.350 millones de las entregas a cuenta y la liquidación del IVA que el Gobierno central del PSOE adeuda a los andaluces
•    Subraya que el dinero que debe Sánchez equivaler al presupuesto de un año para Dependencia
•    Destaca que el Gobierno del cambio ha marcado un récord de atención a personas dependientes

El vicesecretario de Sociedad del Bienestar del Partido Popular Andaluz, José Ramón Carmona, ha destacado hoy en Málaga que el presidente en funciones del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, es “la principal amenaza” para la economía andaluza tras el chantaje al que está sometiendo a la Comunidad andaluza con la financiación autonómica y la deuda de 1.350 millones que tiene contraída con Andalucía al no pagar las entregas a cuenta ni liquidar el mes trece del IVA.
Para Carmona, Sánchez “con el silencio cómplice del PSOE andaluz, secuestra el dinero para pagar servicios públicos como la dependencia, la educación o la sanidad y su desgobierno es la principal amenaza para la economía andaluza”. Esa incidencia negativa, ha añadido el popular, “podría ser incluso superior a la del Brexit” en términos económicos.

Como ha expuesto Carmona, “si el gobierno de Sánchez puede pagar la luz o subirse al Falcón estando en funciones, también puede pagar a Andalucía lo que nos corresponde y es de ley”.

Asimismo, ha explicado que “Sánchez está poniendo en riesgo la dependencia, la sanidad y la educación en Andalucía”. Como ejemplo, Carmona ha recordado que “el dinero que debe Sánchez a Andalucía equivale casi a toda la dependencia de este año”. En este sentido, ha apuntado que “Sánchez retiene 1.350 millones de euros correspondientes a las entregas a cuenta que pertenecen a Andalucía frente a los 1.462 millones que es la financiación para toda la partida de Dependencia”.

“A pesar del bloqueo y el secuestro de los 1.350 millones que Sánchez debe a todos los andaluces, el Gobierno de Juanma Moreno continúa adoptando medidas que mejoran la vida de los andaluces, como la aprobación de una partida de 850 millones para el concierto de plazas para dependientes”.

Precisamente, a la Dependencia se ha referido el vicesecretario de Sociedad del Bienestar del PP Andaluz, que ha destacado las medidas adoptadas por el gobierno de Juanma Moreno y los datos históricos alcanzados por el sistema de Dependencia  con el Gobierno del cambio.

Carmona ha explicado que “veníamos de un verdadero colapso en el sistema de Dependencia con el PSOE” y ha recordado que “27.000 andaluces fallecieron en tres años esperando la prestación por Dependencia mientras se ocultaban a 33.000 dependientes andaluces”. “El del PSOE no era un gobierno social, había perdido el alma dando la espalda a Andalucía”.
Frente a esta situación de partida,  Carmona ha afirmado que el Gobierno del cambio ha invertido la situación “aprobando los presupuestos más sociales de la historia, con un aumento de 88,5 millones en dependencia y del 6% del gasto social alcanzando los 20.343 millones de euros”.

Asimismo, Carmona ha destacado que a 31 de agosto de 2019, en Andalucía se atienden a 215.598 personas en situación de dependencia, lo que suponen 3.355 personas más que al cierre de diciembre. Son personas  que cuentan con 285.903 prestaciones, 6.629 más que en diciembre 2018.

Para el dirigente popular “son datos históricos puesto que desde el inicio del sistema de Dependencia no se habían alcanzado estas cifras”. Además, ha remarcado que “desde la puesta en marcha del plan de choque con 77 millones de euros, en el periodo entre abril y agosto de 2019 se han incorporado 5.861 nuevas personas al Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, y se han sumado 25.569 nuevas prestaciones.

Carmona también ha resaltado las medidas puestas en marcha para agilizar los trámites y reducir los plazos, el avance en la digitalización de toda la gestión de la Dependencia, o la priorización del reconocimiento del grado y el derecho a las prestaciones a determinados grupos de especial vulnerabilidad, como los menores de 21 años y las personas mayores de 80 años con dependencia moderada.