· “El Gobierno andaluz se ha anticipado a la crisis sanitario y está preparado para combatir el ‘virus económico’ que esta pandemia trae también consigo”

· Es necesario acabar con el caos urbanístico que dejó el PSOE y ampliar la seguridad jurídica y las garantías sociales, medioambientales y económicas como hará esta ley

· “Andalucía tiene ahora el gobierno más verde de su historia, el medio ambiente no está cuestionando ni en peligro”

El portavoz de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio del Grupo Popular Andaluz en el Parlamento, Juan Bueno, ha apuntado que con la nueva ley andaluza del suelo que se empieza a tramitar, denominada Ley de Impulso a la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía, “el Gobierno andaluz está mirando por el futuro de los andaluces y nos preparamos para la recuperación económica de Andalucía”.

“El Gobierno de Juanma Moreno ha sabido anticiparse a la grave crisis sanitaria que ha traído la covid-19 y, de igual manera, ya está preparado para combatir el ‘virus económico’ que esta pandemia también trae consigo”.

Al respecto, ha explicado que la nueva ley del suelo “va a suponer un factor clave para Andalucía” en tanto que “resultará fundamental para la recuperación económica, ampliando la seguridad jurídica, garantizando la viabilidad medioambiental y poniendo orden en el caos urbanístico que los andaluces han sufrido durante años por las anteriores gestiones del PSOE, que de buena tinta conocen tantos ayuntamientos que han visto frenado el desarrollo de sus municipios por causa de ello”.

“No podemos seguir la senda del atasco y la inoperancia con la que el PSOE condenó a Andalucía y que nos llevó a ser una tierra de paro; los andaluces necesitamos recuperar nuestro futuro, permitir nuestro desarrollo y, con ello, ganar en empleo y en bienestar social”, algo que ahora “se hace mucho más necesario para poder solventar los efectos de esta devastadora pandemia”.

FIN DEL CAOS URBANÍSTICO Y GARANTÍAS MEDIOAMBIENTALES

Bueno ha señalado que “acabar con el caos en la planificación urbanística es reforzar la seguridad y las garantías en todos los aspectos, tanto sociales, como medioambientales y económicas”, y, por ello, “urge también llevar a cabo sin demora la tramitación de esta ley tan necesaria”.

“Que un PGOU tarde más de 10 años en tramitarse o que 500 planes generales de municipios andaluces hayan tenido que volver a la casilla de salida en su tramitación por decisión judicial dice mucho de la ineficacia y la inseguridad que los anteriores gobiernos autonómicos han dejado, con el grave perjuicio que eso ha supuesto todo este tiempo impidiendo a los municipios progresar y a sus ciudadanos ganar en empleo y bienestar social”.

“Gracias a la nueva ley que esperamos que salga adelante ya no se tendrá que sortear los 235 textos legales, y un PGOU pasará de una media de 10 años a un periodo de año y medio o dos años, algo que es vital para hacer una mejor planificación urbanística de los municipios, con todos los beneficios, tanto social, medioambiental y económicos, que conlleva esto”.

Por eso, “pese a las falsas críticas que están lanzando quienes han gobernado Andalucía en anteriores etapas y no han sabido proteger con eficacia la planificación urbanística de nuestra tierra, la nueva ley que tramita el Gobierno andaluz va a aumentar la protección de los recursos naturales andaluces y del patrimonio histórico, flexibilizando y adaptándose a la realidad actual”.

Asimismo, Bueno ha apuntado que “Andalucía tiene hoy día el gobierno más verde de su historia” y, gracias a ello, “la protección del medio ambiente ni está cuestionada ni mucho menos está en peligro”, razón por la que ha lamentado que la oposición andaluza “critique por criticar sin tener nada que decir, pero lo que es aún peor, sin nada que aportar”.

“Es el momento de estar a la altura de las circunstancias y de los andaluces, y, por tanto, de apoyar esta nueva ley del suelo cuyo proyecto ha empezado a iniciarse porque con ello se estará al lado de la recuperación que necesita Andalucía para ganar su futuro y salir del vagón de cola a la que los anteriores gobernantes nos quisieron hacer creer que estamos condenamos”.

Para el portavoz popular, “nuestra tierra tiene el potencial y el derecho a ser una tierra de progreso, pese a la resignación y la desganada de anteriores gobiernos andaluces que perdieron la ilusión por esta tierra y dejaron de creer y trabajar por un futuro mejor para Andalucía”.