La presión ciudadana y del PP Andaluz obligan a la Junta a rectificar decisiones en materia sanitaria

  • Las rectificaciones forzadas del Gobierno de Susana Díaz dan la razón a las denuncias del PP Andaluz
  • El Parlamento aprueba una PNL del PP Andaluz que persigue, entre otras cuestiones, acelerar la sustitución del personal sanitario que cause baja
16 - Diciembre - 2016





El Gobierno de Susana Díaz se ha visto obligado a dar marcha atrás en determinadas decisiones en materia sanitaria como consecuencia de la movilización ciudadana y la presión política ejercida por el PP Andaluz. El anuncio de Susana Díaz de impulsar una medida para dar más estabilidad a la plantilla del Servicio Andaluz de Salud y la anunciada paralización de las fusiones hospitalarias son producto de las protestas de miles de andaluces en las últimas semanas y de la acción política desarrollada por el PP Andaluz mediante campañas como #PorUnaSanidad10, que ha puesto de manifiesto la indignación de profesionales y usuarios por el deterioro de la sanidad pública andaluza como consecuencia de la mala gestión y los recortes del Gobierno socialista.

 

Estas rectificaciones por parte del PSOE no hacen otra cosa que dar la razón al PP Andaluz, que desde hace años viene denunciando la situación de precariedad a la que están sometidos miles de profesionales sanitarios andaluces, y que se ha posicionado en contra del proceso de fusión hospitalaria al considerar que no se trata más que de una estrategia de camuflaje para ocultar los recortes que el Gobierno andaluz viene aplicando en la sanidad pública.

 

El PP Andaluz da la bienvenida al PSOE en esta preocupación por la precariedad de los profesionales sanitarios y quiere recordar que hace poco más de dos meses, el pasado septiembre, el voto contrario del PSOE impidió que saliera adelante una Proposición no de Ley con la que los populares andaluces pedían la puesta en marcha de un plan de ampliación de las plantillas sanitarias que habría permitido alcanzar en 2020 la media nacional en las ratios de profesionales/población de las diferentes categorías.

La PNL rechazada entonces por el PSOE perseguía, entre otras cosas, garantizar al 100 por cien de la jornada laboral la cobertura de vacantes del personal sanitario que se generan por jubilaciones, excedencias y ausencias definitivas, además de iniciar un proceso paulatino hacia la ‘interinización’ de los profesionales eventuales para darle mayor estabilidad al colectivo como paso previo a una consolidación definitiva a través de ofertas públicas de empleo anuales.

Este firme compromiso del PP Andaluz con la mejora de la sanidad pública andaluza se ha vuelto a poner de manifiesto hoy con la aprobación por el Parlamento de una Proposición no de Ley que, entre otras cuestiones, emplaza al Gobierno autonómico a elaborar un calendario que garantice que el cribado de cáncer de colon llegue en 2017 a todas las Zonas Básicas de Salud, así como a crear en un plazo no superior a tres meses una mesa de trabajo para estudiar y evaluar el uso racional del medicamento en la que participen todos los sectores implicados.

Mediante esta PNL del PP Andaluz, el Parlamento insta también al Consejo de Gobierno a que los diferentes Distritos Sanitarios y Direcciones de Hospitales del sistema sanitario público andaluz autoricen antes de diez días la sustitución del profesional sanitario que cause baja por enfermedad, permiso o reducciones de jornada.